Hogar 100 % seguro durante las vacaciones

Después de meses de trabajo y compromisos diarios, finalmente han llegado las vacaciones de verano, ese momento del año para disfrutar de bienestar y relajarse.

A pesar de ello, son muchas las personas que no se sienten tranquilas al dejar su casa vacía mientras están de viaje o se han mudado a su segunda residencia.

Afortunadamente, hay algunas medidas que son fundamentales y útiles para mantener la casa protegida durante nuestra ausencia. Por ley, el seguro de vivienda no es obligatorio salvo en el caso de suscribir un préstamo hipotecario. El seguro de hogar es una póliza que cubre cualquier daño a la estructura de la vivienda, y a los bienes contenidos en ella. Este seguro cubre todos los riesgos relacionados con la propiedad: eventos meteorológicos, eventos sísmicos, robo, incendio, daños, responsabilidad civil, asistencia y protección legal son las principales categorías de riesgo, que pueden consultarse en un comparador seguros para adquirirse por separado o de forma conjunta según las necesidades que tenga el asegurado. La garantía de robo es una de las coberturas más importantes, que protege contra la sustracción ilícita de objetos presentes en la vivienda y contra los daños materiales causados por la intrusión en el hogar. Por lo general, los bienes garantizados por esta póliza son los propios de mobiliario común (televisores, muebles y artículos de decoración), mientras que, para objetos más valiosos como joyas u obras de arte, es necesario contratar un seguro específico.

Algunos consejos para una casa protegida durante las vacaciones

Las casas vacías son los destinos más atractivos para los ladrones, y esto ocurre sobre todo en verano. Antes de dejar la vivienda es recomendable seguir algunas pautas para conseguir que la casa no parezca que esté deshabitada. Por ello, es importante tener en cuenta estas medidas básicas:

  1. No alertar excesivamente de nuestra ausencia en redes sociales.
  2. Comunicar a los vecinos nuestra ausencia para que puedan avisarte en caso de notar alguna anomalía y dejar una copia de llaves a algún familiar o vecino de confianza.
  3. Dejar bien cerradas puertas y ventanas.
  4. No dejar a la vista ningún objeto valioso.
  5. Suspender la entrega a domicilio de paquetes o suscripción de prensa que recibamos en casa.

Proteger el hogar con sistemas de vigilancia

Cuando se trata de la seguridad de la casa, la tecnología ha hecho grandes avances. Hay varios sistemas de seguridad que actúan tanto de forma preventiva como disuasoria para evitar la intrusión de ladrones durante nuestra ausencia.

A la hora de instalar un sistema de seguridad se recomienda recurrir a profesionales del sector que, previamente, le ayudarán a elegir la instalación más adecuada teniendo en cuenta el riesgo, las características y localización de la vivienda.

Las tecnologías más utilizadas son las instalaciones de videovigilancia. Las cámaras interiores y exteriores, sincronizadas con el teléfono móvil, le permiten monitorear de forma remota todo lo que sucede en su hogar en tiempo real.

Se recomienda instalar cámaras en los puntos de acceso de la vivienda, como las entradas que estén más expuestas, el jardín y los balcones.

El sistema de videovigilancia se puede integrar con dispositivos antirrobo; por ejemplo, los sensores de puertas y ventanas detectan los intentos de acceso y emiten alarmas sonoras que alertan de la presencia de intrusos.

Otra tecnología disuasoria es el sistema de seguridad de cañones de niebla. Se trata de un sistema que libera una niebla artificial no tóxica que anula la visibilidad del intruso impidiéndole la entrada a la casa.

Además, puede ser conveniente instalar sistemas de iluminación automáticos que se activen durante unas horas determinadas o, incluso, simuladores de televisión que, a la vista externa, hagan parecer que la casa está constantemente habitada.

Siguiendo estas simples pautas se puede disfrutar de las vacaciones sin preocupaciones y, al regresar, encontrar la casa como la había dejado.

Deja un comentario