¿Qué actividad deportiva es aconsejable para los más pequeños?

La actividad deportiva es fundamental para que nuestros niños crezcan de forma sana y completa, tanto desde el punto de vista físico como psicológico.

 

Pero, ¿qué deporte elegir según la edad del niño?

Hasta la edad escolar, la actividad debe entenderse como juego y diversión, no como disciplina y técnica deportiva. Los pediatras recomiendan que el niño practique deportes completos como natación, gimnasia y pre-atletismo por lo menos hasta los 7 u 8 años, para asegurar un desarrollo y fortalecimiento global del organismo. Es fundamental entender cuáles son las preferencias del niño y ayudarlo a elegir una actividad deportiva que le divierta y se adapte a sus inclinaciones personales.

Elegir el deporte más adecuado no es solo cuestión de evaluar las características técnicas de las actividades individuales. De hecho, es fundamental entender qué disciplina se adapta mejor a la personalidad del niño y a su estado de desarrollo y salud, para lo que se puede consultar a su pediatra habitual o al que se escoja por la familia beneficiaria de una póliza familiar entre las disponibles ofertas que pueden encontrarse gracias a un comparador seguros.

Cuando un niño se involucra en un deporte por primera vez, hay componentes psicológicos que no deben subestimarse.

En general, las actividades deportivas pueden dividirse en:

  • Deportes individuales sin contacto, como natación, tenis, gimnasia, atletismo y ciclismo. Son todos deportes que requieren un esfuerzo intelectual especial para sostener la fatiga. Se adaptan sobre todo a personalidades determinadas, porque el niño se siente gratificado por la idea de poder realizar de forma autónoma una actividad técnicamente difícil.
  • Deportes de contacto individuales, como esgrima y artes marciales. Requieren una gran capacidad de concentración y contribuyen al crecimiento psicológico. Son actividades deportivas aptas tanto para niños impulsivos e hiperactivos como, por el contrario, para niños más reflexivos y temerosos. En el primer caso, el deporte enseña a controlar los impulsos y a seguir las reglas del juego sin hacer ni hacerse daño. En el segundo caso, en cambio, los niños aprenden a tomar decisiones más instintivas, a desarrollar confianza y autoestima.
  • Deportes de equipo de contacto, incluyendo fútbol, baloncesto y balonmano. Son actividades que desarrollan la actitud de colaboración y ayudan a sentirse parte de un grupo. El enfoque se centra en el objetivo común y el esfuerzo de equipo; además, los niños aprenden a respetar las diferentes características y roles de los compañeros y a compartir con ellos victorias y derrotas.
  • Deportes de equipo sin contacto, por ejemplo, el voleibol, útil para aprender a jugar colaborando y ayudando a los compañeros. Es especialmente adecuado para niños tranquilos, no expuestos al contacto físico, ya que ayuda a mejorar las habilidades de toma de decisiones en momentos decisivos.

¿A qué edad se aconseja comenzar a practicar algún deporte?

  • De 0 a 3 años: la actividad ideal es la natación porque se puede empezar desde los primeros meses de vida. Cuando el niño comienza a caminar, se recomienda introducir la actividad física en su vida cotidiana (unos 20-30 minutos, durante 3 días a la semana).
  • De 3 a 5 años: introducir algunas reglas simples y algunas herramientas, como la pelota, ayuda a los niños a establecer las primeras asociaciones positivas entre el ejercicio y la diversión. Otra actividad ideal, además de la natación, es la gimnasia (artística o psicomotriz), que ayuda a desarrollar la coordinación, el sentido del ritmo y el equilibrio, así como la percepción de uno mismo y del espacio. La carrera también debe fomentarse, porque a esta edad es una actividad natural para el niño.
  • De 6 a 10 años: es el momento en que se alcanza el máximo potencial de desarrollo y coordinación, necesario para comenzar a aprender las diferentes técnicas deportivas. A esta edad, el deporte enseña disciplina, pero también a socializar, a manejar la competencia y a aceptar victorias y derrotas.

Deja un comentario