Las ventajas de alquilar un coche a largo plazo

Tener un coche en propiedad, aunque hoy en día sea indispensable, conlleva ciertamente muchos costes. Debido a la crisis, muchos consumidores hacen todo lo posible por ahorrar, siempre que sea posible, en algunas de las principales partidas de gastos más comunes. Por ejemplo, son muchos los conductores que utilizan un comparador de seguros para intentar reducir al máximo este gasto y encontrar una póliza asequible. Junto al seguro, los costes de mantenimiento de un automóvil no son, sin embargo, poco importantes. Por lo tanto, muchos consumidores y profesionales están buscando soluciones diferentes y, tal vez, más ventajosas.

Entre ellas, el alquiler de coches a largo plazo es sin duda una de los más conocidas. Un contrato de alquiler de automóviles a largo plazo permite alquilar un vehículo por un período de tiempo largo, de 18 a 60 meses. Durante este período, se pagará una tarifa mensual que incluye el uso del vehículo, el mantenimiento ordinario y extraordinario, los impuestos, la asistencia en carretera las 24 horas y el seguro.

Al hacer uso de este servicio se podrá disponer de un vehículo simplemente pagando una cuota mensual que incluye todos los costes principales relacionados con la posesión de un automóvil. En cuanto a los profesionales, se trata de una fórmula que presenta numerosas ventajas, mientras que para los particulares puede no tener tantos beneficios, sobre todo, por no tener el mismo tratamiento fiscal. Las empresas y los profesionales que optan por el alquiler de coches a largo plazo pueden beneficiarse de importantes ventajas fiscales. En efecto, es posible deducir el gasto para la adquisición del vehículo (incluso cuando el contrato tiene una duración inferior a cuatro años, contrariamente a lo que ocurre en la fórmula del leasing) y las relativas a la parte de interés sobre los cánones. Además, el IVA deducible es importante, especialmente para los vehículos eléctricos.

Para los particulares, las ventajas económicas son ciertamente inferiores, por lo que se trata de una opción poco difundida entre este grupo de usuarios. El beneficio, en este caso, se refiere a la conveniencia de tener una tarifa fija a pagar, controlando mejor los gastos y protegiéndose de la eventualidad de costes imprevistos relacionados con averías del vehículo.

 

¿Qué está incluido en el alquiler de un vehículo a largo plazo?

Aunque los servicios incluidos varían de unas compañías a otras, los servicios más habituales que comprende el contrato son los siguientes:

Matriculación y trámites obligatorios: Tanto los trámites burocráticos para el contrato de alquiler, como la matriculación y puesta en carretera del vehículo con los impuestos incluidos.

Mantenimiento: Todas las actividades de mantenimiento ordinario y extraordinario del automóvil durante la duración del contrato, incluido el Servicio de Neumáticos y, en algunos casos, vehículo de sustitución.

Seguro: Generalmente, la responsabilidad a terceros ampliada con las coberturas en caso de accidente al conductor, asistencia en carretera, daños al vehículo, incendio, robo y defensa jurídica.

Sin duda, la principal ventaja del alquiler a largo plazo es incluir dentro de la cuota a pagar íntegramente lo que se necesita para conducir y despreocuparse completamente de todo lo demás.

 

Deja un comentario