Cómo protegerse y tratar mejor las lesiones deportivas

Hacer ejercicio durante, al menos, cuarenta minutos al día es uno de los consejos más populares para mantenerse en forma y saludable.

El corazón, el estado de ánimo y las condiciones de salud en general se benefician de la actividad deportiva regular que, sin embargo, debe realizarse sin excesos y de manera controlada para evitar lesiones desagradables.
Hacer deporte con seguridad significa, por lo tanto, practicar una actividad deportiva que sea buena para el cuerpo y no lo exponga a riesgos, como trastornos articulares (especialmente tobillos, rodillas, incluso, muñecas) o problemas musculares y tendinosos, como desgarros, tendinopatías, bursitis y tendinitis.

Estas son las reglas básicas para hacer deportes con seguridad:

  1. Hacerse una revisión médica previa

Antes de dedicarse a la práctica de un deporte, es aconsejable someterse a una visita preventiva dirigida por profesionales médicos que pueden verificar la existencia de posibles factores de riesgo y dirigir a cada persona al deporte más adecuado. Si no dispones de un seguro de salud es el momento perfecto de valorar las opciones que más te pueden interesar en un comparador de seguros. Durante la visita se produce el estado general de salud y los factores de riesgo, como problemas cardíacos, respiración, sobrepeso. Importante el electrocardiograma para evitar sobrecargar el corazón y una visita de naturaleza osteoarticular para comprender si hay alteraciones posturales o «debilidades» en nuestro aparato locomotor que puedan predisponer a traumatismos o lesiones músculo-tendinosas.


2. Elegir la equipación más adecuada

El calzado y la ropa deben elegirse en función del deporte que se practique: por ejemplo, los corredores deben usar zapatillas amortiguadoras y no zapatillas de deporte con suela plana para evitar daños en las rodillas, o bien utilizar todos los dispositivos de protección previstos por el deporte que se haya elegido practicar.



3. Elegir el deporte que se practicará de manera consciente

La elección del deporte también debe ser cuidadosa. Las personas con trastornos particulares pueden tener que preferir una determinada actividad a otra. Por ejemplo, correr no es adecuado para aquellos que sufren de problemas de columna vertebral, especialmente lumbar, y aquellos que tienen problemas de espalda deben evitar los deportes de cabeza como el voleibol o el tenis antes de tratar sus problemas articulares.

  1. Tener una preparación atlética adecuada

Antes de emprender cualquier práctica deportiva, es importante fortalecer la musculatura. Aquellos que están comenzando deben acercarse a la actividad deportiva de manera gradual, especialmente para deportes caracterizados por un cierto dinamismo, como el baloncesto, el voleibol, el fútbol y, en los meses de invierno, el esquí. Lo ideal sería alternar deportes y ejercicios diferentes para desarrollar y dar tonicidad a todo el organismo.

  1. Hacer estiramientos antes y después de la actividad física

Fundamental para prevenir problemas musculares o en los tendones, realizar simples ejercicios de estiramiento tanto durante la fase de calentamiento como al final de la actividad deportiva.

  1. Realizar los movimientos correctamente

Las lesiones pueden ser causadas no solo por un trauma agudo, sino también por un gesto hecho mal y repetido varias veces, por lo que es importante realizar todos los movimientos correctamente. Incluso un deporte como la natación que se considera «seguro», si se practica mal, puede causar problemas articulares o defectos posturales.

  1. No vayas más allá de tus límites

La actividad deportiva puede ser perjudicial si se sobrecarga, por lo que hay que practicar deporte teniendo conciencia de las propias fuerzas.

  1. Cuidar la alimentación

Para mejorar la actividad deportiva hay que nutrir bien el cuerpo: vía libre con carbohidratos complejos (pasta, arroz, cereales) ya que son una buena fuente de energía e indispensables para el esfuerzo prolongado y atención a hidratarse bien, tanto antes como después de la actividad física, para reponer agua y minerales perdidos.


¿Lesión deportiva?

Consulta en tu seguro médico los centros y especialistas en lesiones vinculadas al deporte y que ofrezcan asistencia a quien sufren de dolencias causadas por el deporte o ha sufrido una lesión. Actualmente existe un amplio catálogo de tratamientos terapéuticos adecuados y soluciones quirúrgicas innovadoras que van desde técnicas artroscópicas de cadera, rodilla, codo, tobillo y hombro hasta reparación de cartílago, tendones y músculos, el uso de la biotecnología y de los factores de crecimiento y las sustituciones protésicas.

Fundamental también serán los centros de fisioterapia adecuados para el tratamiento de todos los problemas del deportista para poner a disposición del paciente un enfoque multidisciplinar.

Deja un comentario