Coberturas que cubren los daños eléctricos en la vivienda

Los daños materiales que se pueden producir en la instalación eléctrica de la vivienda y los electrodomésticos por subidas o bajadas de tensión, cortes de corriente o cortocircuitos son algunas de las garantías que se pueden encontrar en los seguros multirriesgo de hogar.

Los daños causados ​​por energía eléctrica a la vivienda suelen incluir los daños causados ​​por perturbaciones eléctricas provocadas por tormentas eléctricas y rayos.

No obstante, debe distinguirse entre el daño que tiene su origen en los hechos descritos anteriormente y el que pueden sufrir los dispositivos o sistemas como consecuencia de su mal funcionamiento. En este último caso, no se aceptará el daño. Otra limitación de las compañías suele encontrarse en la antigüedad del dispositivo dañado, que varía entre los 5 y los 10 años según la aseguradora.

La cobertura de daños eléctricos incluida en el seguro multirriesgo de hogar suele cubrir los daños que se pueden producir como consecuencia de cortocircuitos, sobretensiones y otras incidencias en los sistemas y aparatos eléctricos. Aparte de eso, esta manta parece una panacea. Pero como muchos otros, debe leer detenidamente los términos de este beneficio, ya que generalmente hay limitaciones a considerar, y no solo en términos de la cantidad máxima de incidentes que se pueden informar.

Una de estas limitaciones se refiere a los equipos informáticos, que muchas empresas excluyen específicamente de la cobertura de seguros. Los aparatos electrónicos que superan cierta antigüedad (que puede variar entre los tres y los diez años) tampoco suelen estar asegurados. Algunas empresas también solo consideran los daños eléctricos causados ​​por la caída de un rayo.

Otra forma de dañar los aparatos electrónicos y sistemas de la vivienda es la contratación de potencia que no concuerda con la cantidad de aparatos en la vivienda y su uso. Para ello siempre es recomendable calcular la potencia que necesita contratar en su vivienda.

Teniendo esto en cuenta, es importante verificar qué tipo de equipo eléctrico está asegurado y en qué condiciones.

 

No está incluido en la cobertura

 En general, la cobertura de daños eléctricos no cubre los fallos de lámparas, fallos que se produzcan en instalaciones que no cumplan la legislación, o que sean temporales. Por el contrario, si un electrodoméstico se estropea como consecuencia de un corte de corriente, la compañía aseguradora no cubrirá la reparación si está cubierta por la garantía, ya que la responsabilidad recae en el fabricante, proveedor o instalador.

 

¿Compensación o reparación?

 Las aseguradoras generalmente no consideran la compensación por daños cosméticos cuando los dispositivos sufren daños que no afectan el funcionamiento normal del dispositivo electrónico.

Por otro lado, las aseguradoras suelen fijar un deducible. El importe suele variar, pero suele rondar los 100 euros. También suelen establecer un límite sobre cuán nuevo debe ser el dispositivo. De hecho, muchas aseguradoras no cubren dispositivos por debajo de cierto valor, que se especifica en el contrato.

También es posible que si el dispositivo tiene más de cierta antigüedad, la compensación se basará en el valor real del dispositivo en el momento del accidente y no en su nuevo valor.

Los daños eléctricos están cubiertos en las pólizas de hogar multirriesgo. Por eso, es importante que analicemos muy bien el seguro que queremos contratar antes de contratarlo. Solo así podemos estar seguros de que nos protege de tales accidentes.

Asimismo, hay que tener en cuenta que no todas las empresas contemplan las mismas hipótesis ni las mismas indemnizaciones ante un siniestro eléctrico. Por ello, se recomienda comparar entre varios para saber cuál de ellos nos ofrece mejor protección e incluso cuál de sus productos es el más adecuado para nuestro caso.

Con esto en mente, debemos ser particularmente claros sobre qué equipos eléctricos están cubiertos por la póliza y bajo qué condiciones. Cabe señalar que muchas compañías de seguros suelen establecer un deducible sobre la cantidad que pagan. Otra posibilidad es que la protección de los aparatos eléctricos se fije por encima de un valor determinado y los más económicos queden sin protección.

Por último, hay aseguradoras que incluyen en su seguro de hogar la posibilidad de indemnización por daños eléctricos en función del valor real del aparato. Es decir, los que tenías en el momento del accidente, no una nueva compra.

Deja un comentario