Cómo realizar un test de antígenos correctamente para mejorar su fiabilidad

Cómo realizar un test de antígenos correctamente para mejorar su fiabilidad

La sexta ola de Covid-19 ha dejado ya más de 300 millones de personas afectadas en el mundo durante los últimos días del 2021, con un predominio de la variante Ómicron que se ha revelado como la enfermedad más contagiosa de la historia, dejando atrás al sarampión que hasta ahora ocupaba ese primer lugar. España nunca había tenido tantos casos positivos de coronavirus como en esta nueva ola, con un indicador de incidencia acumulada que supera ya los 1.200 casos por cada 100.000 habitantes y nos sitúa en un nivel de riesgo muy alto.

Desde el inicio de la pandemia se han registrado en nuestro país cerca de seis millones de positivos, según las cifras oficiales de Sanidad y los expertos advierten que aún no se ha alcanzado el pico de las infecciones que se esperan al término de las fiestas de Navidad. Por regiones, las más afectadas son Navarra, La Rioja y el País Vasco, mientras que por grupos de edad lideran la estadística las personas en la franja de 20-29 años, seguidas de los menores de 11 años.

La tasa de positividad detectada ronda el 18%, muy superior a la tasa del 5% marcada por la Organización Mundial de la Salud para considerar que la transmisión está bajo control. El dato más optimista es el alto nivel de vacunación que ha recibido la pauta completa, en el caso español, cerca del 90 % de la población diana.

El fin de las vacaciones marca la vuelta al colegio y una reincorporación masiva al trabajo, motivo por el que hay que mantenerse en estado vigilante ante cualquier signo compatible con la sintomatología clínica más frecuente: fiebre, dolor de garganta, fatiga y cansancio, dolor de cabeza, tos, goteo nasal, sudores nocturnos y dolor muscular.  Ante la aparición de alguno de estos síntomas o ante la sospecha de tener la infección por haber tenido contacto estrecho con una persona afectada se recomienda la realización de un test de antígenos para el autodiagnóstico, prueba que detecta de manera rápida la presencia de antígenos del SARS-CoV-2. Estos test se adquieren en las farmacias y son de dos tipos, según que la muestra sea de saliva o de extracción nasal.

No obstante, es necesario tener en cuenta algunos aspectos relevantes para mejorar la fiabilidad del resultado y evitar, en la medida de lo posible, los falsos negativos:

1º.- Leer detenidamente las instrucciones del prospecto y seguirlas cuidadosamente, ya que la información ofrecida por el fabricante, como en todo producto farmacéutico, no puede ser sustituida por ninguna otra. En particular, hay que respetar las condiciones de temperatura y humedad establecidas en el prospecto, así como el tiempo indicado para la correcta lectura del resultado y las medidas de higiene durante la prueba y para la eliminación de los residuos biológicos.

2º.- Evitar los errores más frecuentes en la realización del test. En primer lugar, recoger la muestra correctamente es esencial para asegurar que el hisopo empleado está bien impregnado. En los test de saliva, los fabricantes suelen recomendar toser antes un par de veces y en los test de muestras nasofaríngeas hay que alcanzar con el bastón al menos dos centímetros y realizar movimientos circulares durante el tiempo indicado, normalmente entre 15 y 30 segundos por cada fosa nasal. Posteriormente, hay que introducir el hisopo en el líquido reactivo por el tiempo fijado en el prospecto que suele ser de un minuto. Otro error común es el de abrir demasiado pronto el sobre que contiene la tarjeta de prueba ya que la tira reactiva es un material altamente sensible y cualquier alteración determinará un resultado inválido de la prueba. Por ello, hay que mantenerlo aséptico en el interior del sobre hasta el instante de aplicar el líquido en la proporción exacta de gotas según cada test.

3º.- Lectura del resultado. El lector de la tarjeta marca con la letra C la línea de control y con la letra T la línea de prueba. Se debe proceder a leer el resultado del test cuando haya transcurrido el tiempo que indique el fabricante, de 15 a 30 minutos, careciendo de validez la interpretación anterior o posterior. Si el resultado obtenido es una marca en la línea de control significa que el resultado es negativo, cuando se marcan tanto la línea de control (C) como la línea de prueba (T) el resultado es positivo, con independencia de que la tonalidad de la línea T sea fuerte o tenue. Finalmente, si solo se ha marcado la línea de prueba (T) pero no se ha marcado la línea de control (C) significa que la prueba no ha sido válida.

Obtener un resultado negativo no significa en todos los casos la ausencia de contagio, puesto que de realizarse durante los primeros días de la infección o al final de la misma, la carga vírica será baja y puede pasar inadvertida en el test de antígenos. La carga viral más alta tiene lugar entre el quinto y octavo día desde que se produjo la infección. Una de las particularidades de la variante Ómicron es que los síntomas aparecen antes, durante los 3 o 4 días desde el contacto, cuando la carga viral es baja y puede dar lugar a falsos negativos, por lo que habrá que repetir la prueba en los días siguientes.  El periodo de aislamiento actual en España es de siete días desde el inicio de síntomas clínicos o desde el resultado positivo en personas asintomáticas.

El resultado de un test de antígenos debe ser confirmado por una PCR cuya fiabilidad es mucho mayor y la complicación de cualquier síntoma debe ser comunicada al médico para recibir el tratamiento adecuado. La presión asistencial en la sanidad pública hace más aconsejable que nunca contar con un seguro médico para garantizar la protección de la salud de toda la familia. En Aseguramos-online incluimos la mejor comparativa de seguros en el ámbito de la salud con los cuadros médicos más completos y toda la información importante para valorar qué oferta se adapta a las necesidades de cada momento.  

 

 

Deja un comentario