¿Qué pasa si te equivocas al repostar?

Llegamos a la gasolinera con las prisas, hemos cambiado de coche recientemente, alguien nos ha prestado el suyo… y nos equivocamos al repostar. Aunque no lo creas este error es bastante frecuente y las consecuencias pueden ser graves para el coche y para tu bolsillo. Aquí te contamos qué pasa si esto sucede.

Si te equivocas al repostar, bajo ningún concepto debes arrancar el motor. Tendrás que llamar a una grúa para que transporte el coche a un taller donde limpien el tanque. Si ya lo has puesto en marcha páralo inmediatamente. Cuanto menos se mezclen los dos combustibles, mejor.  Si has arrancado el coche con el carburante equivocado, este llenará los cilindros y el motor comenzará a fallar. 

¿Qué pasa si ponemos gasóleo en un coche de gasolina?

Si repostamos gasóleo en un vehículo de gasolina el motor fallará y se parará. En este caso con la limpieza del depósito y la sustitución del filtro de combustible puede ser suficiente para arreglar el problema. No obstante, si el gasóleo ha llegado al catalizador la avería será mayor, y el precio de arreglo, también.   

¿Qué pasa si echamos gasolina en un coche diésel?

Si ponemos gasolina en un coche de gasóleo el problema se agrava. Si vamos en marcha el motor comenzará a dar tirones y llegará a pararse. Para arreglar la avería habrá que cambiar los filtros, vaciar y limpiar el depósito y los conductos. Pero, además, es muy posible que se rompa la bomba de inyección e, incluso, alguno de los inyectores, unas piezas que son bastante caras.   

Así que ya sabes, cuando entres a repostar fíjate bien en el combustible que utiliza el coche que conduces. La buena noticia es que en la mayoría de los vehículos te dice en la tapa del depósito qué combustible debes utilizar, además en los coches modernos la boca del depósito de la gasolina es más estrecha que la del diésel lo que dificulta la equivocación.