PARTO CON VENTOSA OBSTÉTRICA: ¿HAY ALGÚN RIESGO PARA EL NIÑO?

El Parto Operativo Vaginal (llamado POV, o simplemente Parto Operativo) es el parto en el que se utiliza la ventosa obstétrica, instrumento que permite facilitar la extracción del niño a través de una copita aspirante – una ventosa, precisamente – que se adhiere a la cabeza. Esta práctica se lleva a cabo si, por diversos motivos, no es posible la expulsión natural.

La comunidad científica internacional recomienda, siempre que sea posible, el parto vaginal espontáneo. Sin embargo, es importante saber que el uso de la ventosa obstétrica, si es realmente necesario para garantizar un parto sano, puede ser una ayuda valiosa, y por lo tanto es bueno estar correctamente informado sobre la existencia del POV. Precisamente por esto, hoy profundizamos juntos en el parto con ventosa partera, para comprender en qué casos este dispositivo es realmente una opción indicada, cuál es su uso y cuáles las posibles complicaciones. Si tienes alguna duda sobre los servicios de una póliza de seguros, puedes informarte mediante un comparador de seguros de salud.

¿QUÉ ES LA VENTOSA OBSTÉTRICA Y CÓMO SE USA?

Como se ha mencionado, la ventosa obstétrica permite extraer la cabeza del niño durante la fase de expulsión – es decir, la fase final – del parto, si se presenta una necesidad evidente, por ejemplo, un mal posicionamiento del feto o una condición médica materna que impida el empuje.

La ventosa está constituida por un aspirador que es empuñado por el médico o por la comadrona y por una verdadera ventosa de goma que se adhiere a la cabeza del niño mediante aspiración: de este modo el pequeño, ya canalizado, puede ser extraído con más facilidad, favoreciendo el movimiento rotatorio que se debe realizar para salir del canal vaginal materno.

Hoy en día se utilizan varios modelos de ventosa obstétrica: el más difundido en España es la Omnicup, cuya copa de caucho desechable se adhiere a la cabeza del niño de manera más delicada que, por ejemplo, a los dispositivos con copas metálicas.

Como se ha mencionado, el Parto Operativo puede ser la opción correcta en los casos en que se presentan las condiciones médicas necesarias, y actuar de esta manera es la decisión correcta para proteger la salud de la madre y el niño.

Vamos a profundizar ahora en este tema para comprender mejor en qué casos es realmente necesario proceder con un POV.