MENISCO: DÓNDE ESTÁ, PARA QUÉ SE UTILIZA Y CÓMO SE PUEDE LESIONAR

Los movimientos de la rodilla también se amortizan gracias a los meniscos, que se encuentran dentro de la articulación. Se trata de dos rodamientos de tejido fibrocartilaginoso, duros y elásticos, que sirven para dispersar la fricción entre el hueso de la tibia y el fémur y para distribuir las cargas y el peso del cuerpo.

Después de un trauma, o por causas degenerativas, estas estructuras pueden dañarse o incluso romperse. En este artículo veremos cómo sucede y cuáles son los síntomas de un menisco roto, después de profundizar en su anatomía. Si tienes alguna duda sobre los servicios de una póliza de seguros, puedes informarte mediante un comparador de seguros de salud España.

MENISCO: QUÉ ES, DÓNDE ESTÁ Y PARA QUÉ SE UTILIZA

Los meniscos actúan para dispersar el peso del cuerpo y reducir la fricción entre el condilo (la parte de un hueso que entra en una articulación) femoral y tibial durante el movimiento de la rodilla, manteniéndolo estable. Son estructuras fibrocartilaginosas en forma de ‘C’ cóncavas arriba y planas abajo y se articulan con la tibia. Puesto que se encuentran en esta posición, funcionan como una especie de cojinete entre el fémur y la tibia, evitando que los dos huesos se toquen directamente. Están unidos a las pequeñas depresiones (llamadas fosas intercondiloides) entre los condimentos de la tibia y son más gruesos en el exterior, mientras que hacia el centro se reducen.

Cada menisco se compone de una porción central (llamado cuerpo) y dos extremos llamados cuerno anterior y cuerno posterior. Dependiendo de la posición que ocupan en el interior de la rodilla, toman el nombre de menisco medial y el menisco lateral.

MENISCO MEDIAL

El menisco medial (o interno) tiene la forma de una media luna y constituye el cartílago de la rodilla, junto con el cartílago articular y el menisco lateral. Se encuentra entre la sal medial del fémur y la sal medial de la tibia.

MENISCO LATERAL

El menisco lateral tiene una forma casi circular. Se encuentra sobre la superficie superior de la tibia y a su parte posterior se une el ligamento de Wrisberg, que lo une al epicóndilo lateral del fémur.

TIPOS DE LESIONES DE MENISCO

Entre las lesiones de rodilla más comunes se encuentran las lesiones del menisco, que pueden causar lesiones más o menos graves debido a los siguientes factores:

  • suceso traumático
  • desgaste por movimientos repetidos (estructura ya dañada)
  • causas degenerativas.

En las personas que practican deportes, en general, el menisco se rompe cuando se produce un trauma, que implica una estructura sana. Sin embargo, también puede ocurrir por causas degenerativas: en este caso, la tensión ocurre cuando ya hay un daño, y por lo tanto la resistencia es menor que un menisco saludable.