LÁSERES DENTALES: ¿CUÁLES SON SUS APLICACIONES Y CUÁLES LOS PROS Y LOS CONTRAS?

El láser dental es una técnica que permite realizar tratamientos de diferentes tipos en la boca y en los dientes, desde la microcirugía hasta la limpieza de los tejidos.

Este procedimiento, desarrollado en los últimos años como alternativa o como coadyuvante a los procedimientos tradicionales de higiene y microcirugía, permite obtener buenos resultados de manera poco invasiva. Si tienes alguna duda sobre los servicios de una póliza de seguros, puedes informarte mediante el comparador de seguros.

Hoy en día profundizamos juntos en las características y aplicaciones del láser dental, así como en las posibles desventajas que pueden lograr con su uso.

LÁSERES DENTALES, ¿DE QUÉ SE TRATA Y CUÁNDO SE UTILIZA?

Quizás no todo el mundo sabe que el término «láser» es un acrónimo que significa Light Amplification by Stimulated Emission Radiation, es decir, amplificación de la luz por emisión estimulada por una radiación.

La luz láser, por lo tanto, interactúa con los tejidos de nuestro cuerpo después de la emisión de una radiación, y sus usos en el ámbito médico y sanitario son múltiples.

Por ejemplo, un rayo láser se puede utilizar para cortar, vaporizar, estimular, descontaminar, limpiar los tejidos, favorecer la fotocoagulación, etc.

Veamos ahora cuáles son las aplicaciones que el láser dental puede tener, en particular, en odontología. Recordemos que las ventajas obtenidas con el láser no son exclusivas de esta técnica, sino que pueden obtenerse también con los tratamientos tradicionales, respecto a los cuales el láser representa una alternativa válida, que permite obtener óptimos resultados utilizando una instrumentación eficaz e innovadora. Como veremos más adelante, es fundamental que el médico o el profesional de la salud que utiliza el láser sea altamente especializado: nuestro consejo es profundizar siempre en los posibles tratamientos junto con el especialista de confianza.

TRATAMIENTO DE LA GINGIVITIS Y PERIODONTITIS

El uso del láser permite curar estados inflamatorios como la gingivitis y la periodontitis, limpiando los tejidos que sostienen el diente, descontaminando las encías de la presencia de bacterias. En este caso se realizará un examen radiográfico previo al tratamiento, en el que se decidirá cómo proceder. Una vez terminado el tratamiento, se puede repetir la radiografía para observar los beneficios.

MICROCIRUGÍA DENTAL

El láser se puede utilizar para realizar operaciones de microcirugía y extirpar formaciones de diversa naturaleza, como eliminar y curar formaciones molestas que, si se descuidan, pueden degenerar en problemáticas más serias, como quistes, úlceras, aftas, herpes, fístulas, fibromas y quelitis.

En estos casos, la aplicación de la odontología con láser asistida permite tratar las lesiones en una sola sesión, en la que se puede quitar la formación y curar el tejido herido. Es casi indoloro, y actúa como antiséptico y bactericida, lo que permite al dentista operar cómodamente. Además, las propiedades coagulantes y antisépticas de la luz láser favorecen una intervención con poca hemorragia y una curación rápida, también gracias a la ausencia de puntos de sutura.