GLAUCOMA: ¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS Y CÓMO SE INTERVIENE?

El término glaucoma define los daños que afectan al nervio óptico, comprometiendo su funcionalidad y llevando, por desgracia, en algunos casos, a la pérdida de la visión: de hecho, después de la catarata, es la segunda causa de ceguera a nivel global, según los datos de la Fundación de Investigación Glaucoma.

Según las investigaciones de la Agencia internacional para la prevención de la ceguera – IAPB España, además, el glaucoma afecta a cerca de 60 millones de personas en el mundo, principalmente después de los 40 años. Hoy profundizamos juntos en el tema, para comprender mejor de qué se trata, cuáles son los síntomas con los que se manifiesta y cómo se puede curar. Si tienes alguna duda sobre los servicios de una póliza de seguros, puedes informarte mediante comparadores de seguros de salud.

ANATOMÍA DEL OJO: ¿PARA QUÉ ES EL NERVIO ÓPTICO?

Antes de analizar las características de esta enfermedad, es útil hacer un breve resumen de la anatomía de nuestros ojos, para entender para qué sirve exactamente el nervio que se ve afectado por la presencia del glaucoma.

El nervio óptico es parte de los nervios craneales, y pertenece al sistema nervioso central: su tarea es poner en comunicación nuestros ojos con el cerebro, transportando los impulsos eléctricos que luego se traducen en imágenes.

Esta terminación nerviosa está directamente conectada a la retina, la zona del ojo formada por fotorreceptores que captan la información visual: de la retina aparte una porción del nervio que, después de unos cinco centímetros, se une a la otra en un solo tramo (el chiasma) que luego se divide de nuevo en dos terminaciones, una derecha y una izquierda, que transportan la información en la corteza cerebral visual primaria.

Por lo tanto, entendemos que si este segmento del sistema nervioso se ve comprometido, puede tener graves repercusiones en la capacidad visual general: veamos ahora en particular cómo el glaucoma puede afectar al nervio óptico, para entender cuáles son las causas que pueden causar este serio problema.

GLAUCOMA: CARACTERÍSTICAS DE LA ENFERMEDAD Y PRINCIPALES CAUSAS

Como se ha mencionado, el nervio óptico puede verse comprometido por un glaucoma por varias razones:

  • aumento de la presión ocular: dentro de nuestros ojos se activa constantemente un ciclo de producción y resorción de agua (llamado humor acuoso) que tiene el objetivo de mantener el órgano ocular tónico y saludable.

Este proceso se produce a nivel del trabecolado, zona del ojo que tiene la función de hacer drenar el humor acuoso: si el trabecolado reduce su función, se ralentiza la absorción del agua y se produce un aumento de la presión dentro del ojo que, con el tiempo, puede conducir al desarrollo del glaucoma.

  • bajo suministro de sangre: muy raramente, el glaucoma afecta al nervio óptico incluso sin que se produzca un aumento de la presión. En estos casos se encuentra frente a un bajo nivel de sangre en la zona del nervio óptico, que se daña hasta desarrollar un glaucoma.
  • causas congénitas: esta enfermedad puede afectar desde el nacimiento, después de un desarrollo embrionario.

Por desgracia, sucede a menudo que la causa que resulta en una de las condiciones mencionadas anteriormente, no es conocida: precisamente por esto se distingue entre glaucoma primitivo, cuando la motivación que conduce a la patología no es evidente, y glaucoma secundario, cuando, por el contrario, la enfermedad es consecuencia directa de otra problemática.