ESTERILIZACIÓN DEL PERRO: ¿DE QUÉ SE TRATA Y CUÁLES SON LOS PROS Y LOS CONTRAS?

La esterilización del perro es una de las intervenciones quirúrgicas más realizadas: lo requieren sobre todo los propietarios de las hembras, casi siempre con la intención de evitar embarazos no deseados del animal.

A pesar de que se trata de una operación bastante simple, cuya técnica de ejecución está ya ampliamente probada, son muchos los que se preguntan sobre las cuestiones éticas que deja abiertas: ¿a qué edad es mejor someter al animal a esta intervención? ¿Cuáles son los riesgos? Y sobre todo, ¿es justo hacerlo? Si tienes alguna duda sobre los servicios de una póliza de seguros, puedes informarte mediante un comparador de seguros sin copago.

Para profundizar en el tema hemos consultado a la doctora Chiara Caruso, que se ocupa de Medicina Interna en el Centro Veterinario Torinese.

ESTERILIZACIÓN DEL PERRO: ¿DE QUÉ SE TRATA Y CUÁLES SON LOS PROS Y LOS CONTRAS?

En el lenguaje común, el término esterilización se utiliza para ambos sexos: el objetivo es evitar el apareamiento sexual y, por tanto, nuevos nacimientos. Sin embargo, es más correcto hablar de esterilización para la hembra y castración para el macho, ya que se trata de dos operaciones diferentes, con dos denominaciones científicas diferentes, como profundizaremos en los apartados siguientes.

Como hemos dicho, el objetivo principal de este tipo de operación es el control de la natalidad. Pero muchos sostienen que se trata de una intervención contra naturaleza y que los perros sufren modificaciones importantes, tanto desde el punto de vista físico como del carácter.

Desde un punto de vista físico, en efecto, existen consecuencias tangibles: la perra puede sufrir sobrepeso (por lo tanto, es aconsejable controlar cuidadosamente su dieta) e incontinencia urinaria.

El último tema controvertido y que está siendo profundizado por la comunidad científica es la hipótesis de que en los sujetos de grandes dimensiones esterilizados aumenta el riesgo de incidencia de algunos tipos de tumores, como se ha puesto de manifiesto en un estudio publicado en el Journal of the American Veterinary Medical Association.

Todas estas evaluaciones deben ser realizadas tanto por los propietarios como por los veterinarios antes de decidir si esterilizar o no al perro.

ESTERILIZACIÓN DEL PERRO HEMBRA: CARACTERÍSTICAS DE LA OPERACIÓN

La esterilización del perro hembra no es una operación complicada, aunque más invasiva que la castración del macho, ya que afecta a la cavidad abdominal del animal.

En el caso de las perras, la cirugía se realiza con anestesia total, y puede consistir en:

  • en la extracción de los ovarios, en cuyo caso se denominará ovariectomía;
  • en la extracción simultánea de los ovarios y el útero, llamada ovariohisterectomía.
  • En perras muy jóvenes es suficiente la extirpación de los ovarios, que es la cirugía más extendida. Por el contrario, cuando el animal ha tenido varios ciclos de extracción, se prefiere quitar también el útero.