DOLOR DE GARGANTA EN LOS NIÑOS: REMEDIOS Y ERRORES A EVITAR

Garganta y ganglios linfáticos agrandados, placas, amígdalas doloridas, fiebre, dolor de cabeza, inapetencia: en una palabra dolor de garganta, entre las más clásicas enfermedades de temporada. Si es cierto que el mayor número de patógenos, virus y bacterias se transmiten a través de las vías respiratorias altas, es decir, a través de la garganta y la nariz, ¿cómo actuar cuando nuestros niños sufren de faringitis y amigdalitis?

He aquí una guía práctica sobre cómo actuar para evitar los errores más comunes, elegir el mejor remedio y curar el dolor de garganta de los niños de manera eficaz y rápida. Si tienes alguna duda sobre los servicios de una póliza de seguros, puedes informarte mediante una comparativa de seguros de salud.

DOLOR DE GARGANTA EN LOS NIÑOS: ¿GRIPE O ESTREPTOCOCO?

El dolor de garganta es uno de los síntomas más frecuentes que acompañan a la aparición de la gripe, debido, por ejemplo, a un enfriamiento, o a la época del año en que – precisamente – se presentan las enfermedades estacionales. El dolor de garganta, llamado faringitis, es generalmente de naturaleza viral y, por lo general se resuelve en aproximadamente una semana sin necesidad de antibióticos.

Si la inflamación también implica amígdalas, en cambio, nos encontramos con una amígdala-faringitis, y el cuadro puede ser más complejo: el responsable de esta patología es una bacteria, el Streptococo Beta hemolítico del grupo A (SBEGA), y pueden aparecer las placas, vesículas blanco-amarillentas que infectan las amígdalas, signo de la infección bacteriana existente.

En caso de aparición de la amígdala por estreptococo, es necesario intervenir rápidamente, para evitar complicaciones graves, como la enfermedad reumática, una condición inflamatoria aguda que puede implicar varios órganos y aparatos.

¿CÓMO SABER QUÉ TIPO DE DOLOR DE GARGANTA ES?

En caso de dolor de garganta en los niños, el dolor no debe alarmarnos: es simplemente el síntoma principal que señala una inflamación en curso, a cargo de la faringe o de las amígdalas.

En general, podemos resumir teniendo en cuenta que:

  • el dolor de garganta puede indicar una infección vírica en presencia de otros síntomas como tos, resfriado, ronquera y conjuntivitis;
  • la ausencia simultánea de estos síntomas y la presencia en la garganta de pequeñas manchas rojas o de placa, además de fiebre alta, pueden hacer pensar en una infección bacteriana.

Sin embargo, el único criterio fiable para el diagnóstico de qué tipo de dolor de garganta se trata es el tampón faríngeo. Después de estos exámenes, de hecho, se puede confirmar – o descartar – la infección por estreptococo, que necesariamente debe ser tratado con antibióticos.

Por lo tanto, es útil recordar que nunca se debe iniciar el tratamiento con antibióticos sin haber establecido previamente el estado bacteriano de la enfermedad y después de la evaluación del pediatra.