¿CUÁLES SON LOS RIESGOS Y LAS CONSECUENCIAS DE UNA MALA POSTURA?

La postura es la posición que toma el cuerpo en el espacio y la relación entre las diferentes partes del cuerpo, como el cuello, la cabeza y la espalda, con el fin de garantizar la posición erguida y el movimiento.

Se trata de un aspecto que normalmente damos por sentado, regulado por medidas, posiciones y movimientos automáticos que no pensamos y que, a menudo, descuidamos. Sin embargo, una postura incorrecta conlleva riesgos y consecuencias para la salud a diversos niveles, desde contracturas hasta problemas circulatorios. Hablamos de ello en este artículo, con una profundización dedicada y algunos consejos que aplicar diariamente. Si tienes alguna duda sobre los servicios de una póliza de seguros, puedes informarte mediante comparadores de seguros de hogar online.

¿CUÁLES SON LAS FUNCIONES Y LA IMPORTANCIA DE LA POSTURA?

Nuestro cuerpo necesita postura (correcta) para tres funciones importantes:

• función antigravedad, ya que debe contrarrestar la fuerza de gravedad y permanecer de pie;
• función estática, permanecer en equilibrio;
• función dinámica, es decir, moverse correctamente.

Con una respuesta adecuada, el cerebro garantiza la posición erguida, el movimiento y el equilibrio corporal. Una postura correcta es por lo tanto importante para permitir un buen equilibrio tanto cuando estamos de pie como mientras realizamos cualquier movimiento de la vida cotidiana, evitando que los músculos y las articulaciones trabajen de manera desproporcionada en relación con sus capacidades. Esto se traduce en una ralentización del desgaste de las partes solicitadas, reducción de los procesos inflamatorios y, por tanto, del dolor, además de la ralentización de los fenómenos artrosicos-degenerativos.

POSTURA INCORRECTA: CAUSAS, SÍNTOMAS Y CONSECUENCIAS
Todas las estructuras del cuerpo tienen su propia movilidad y su movimiento equilibrado es fundamental para el bienestar psico-físico: es el principio en el que se basa también la osteopatía, terapia manual eficaz contra trastornos y dolores generados por la pérdida del movimiento de una estructura corporal. La postura incorrecta, sin embargo, es un problema muy frecuente, que afecta a la calidad de vida ya que conlleva una serie de síntomas más o menos graves. Veamos cuáles son, junto con las causas y las consecuencias a largo plazo.

CAUSAS Y SÍNTOMAS DE UNA MALA POSTURA
Malos hábitos posturales, eventos traumáticos, un posicionamiento no fisiológico de la pelvis, problemas en los pies como el juanete o los dientes, trastornos de la vista, pueden provocar problemas posturales y dar estímulos equivocados al cerebro, que, en consecuencia, elabora posiciones y movimientos incorrectos que requieren una rehabilitación adecuada. Incluso una vida sedentaria o el sobrepeso, así como posturas fijas, durante largos períodos, como por ejemplo, con un trabajo de oficina delante de la PC, tensiones debidas al estrés y trabajos de fatiga, alteran el mecanismo de equilibrio del cuerpo y pueden provocar tensiones y tensiones no naturales en los músculos y la columna vertebral.