¿CÓMO SE DIAGNOSTICA Y CÓMO SE TRATA LA CALCULACIÓN URINARIA?

Los cálculos urinarios son un problema para 1 de cada 10 españoles. Los más frecuentes son aquellos formados por oxalato de calcio, pero la acumulación de esta sustancia no es el único origen y la sintomatología dolorosa que puede acompañarlos, así como el tratamiento, dependen de su tamaño.

En una de las citas para nuestra columna social #Ilmedicorisponde, entrevistamos al Dr. Mauro De Dominicis, referente urólogo y responsable del ambulatorio de Urología de la clínica Sanatrix de Roma, para profundizar en el tema y hablar más en detalle de la calcolosis urinaria. Si tienes alguna duda sobre los servicios de una póliza de seguros, puedes informarte mediante un comparador de seguros de salud.

CÁLCULOS URINARIOS: ¿QUÉ SON Y CÓMO SE FORMAN?

«En la orina hay un concentrado de sustancias químicas que pueden determinar la formación de los cristales dentro de la propia orina», explica De Dominicis. «Los cálculos urinarios, que comúnmente se llaman piedras, son masas duras que se desarrollan a partir de estos cristales». Pueden encontrarse en los riñones y permanecer dentro de ellos, en el sistema colector renal (donde se forma la orina real), o pasar a través del uréter y llegar a la vejiga».

El proceso de formación es comparable a lo que sucede cuando se pone azúcar en el café: «si la concentración de azúcar es muy alta, se precipita en el fondo de la taza de café», continúa el encuestado. «Si la concentración de agentes químicos en la orina es alta, éstos precipitan y, por lo tanto, determinan la formación de los cristales, que se agregan entre sí en los cálculos urinarios, a través de enlaces muy fuertes. Afortunadamente, en nuestra orina también hay sustancias que contrastan regularmente este proceso».

¿CÓMO SE FORMAN LOS CÁLCULOS URINARIOS?
La naturaleza de los cálculos urinarios puede variar: «la más frecuente es el cálculo de oxalato de calcio, que constituye el 80% de los casos. A continuación, tenemos los cálculos de ácido úrico y como tercero los cálculos de fosfato de calcio. A no subestimar y no olvidar son los cálculos de la infección», añade el entrevistado, «que a menudo determinan situaciones muy complejas y arriesgadas para el paciente: a veces, pueden tener como consecuencia sepsis importantes y deben ser tratados en el menor tiempo posible».

LOS CÁLCULOS DE CISTINURIA
Entre las causas que llevan a la aparición de los cálculos urinarios, finalmente, el doctor De Dominicis recuerda una enfermedad muy rara, «la cistinuria, que determina, sobre todo en edad joven, cálculos complejos. Los pacientes que sufren, debido a la elevada reincidencia del problema, a menudo son sometidos a múltiples intervenciones a lo largo de su vida».