CIRUGÍA MENISCO: ¿CUÁNDO HACERLO?

La rotura del menisco es una de las lesiones más comunes que afectan a esta delicada estructura de la rodilla. Puede ocurrir durante la práctica deportiva, como resultado de traumas, o por causas degenerativas y puede afectar a cualquier edad.

Dada la importancia de la articulación y el papel que desempeña el menisco en este mecanismo, se trata de un incidente que no debe subestimarse. En efecto, es aconsejable intervenir inmediatamente mediante tratamientos específicos o, si es necesario, recurrir a la cirugía.Además, no se puede subestimar la fase post-operatoria, durante la cual hay que realizar una buena rehabilitación.Vemos, pues, en qué casos, Después de la ruptura, es necesario someterse a una operación de menisco, en qué consiste y qué prevé la fase de rehabilitación. Si tienes alguna duda sobre los servicios de una póliza de seguros, puedes informarte mediante un comparador de seguros de vida.

La terapia propuesta para una lesión del menisco varía en función de los siguientes factores:

  • tipo de accidente
  • gravedad del mismo
  • a la edad del paciente implicado.

Si, por ejemplo, la lesión es leve, puede ser suficiente un tratamiento conservador que incluya reposo, hielo y medicamentos (bajo estricta prescripción del médico), de modo que la curación pueda producirse espontáneamente y el dolor se cure.

Esta estrategia no es, sin embargo, adecuada para los casos más graves, por lo que es necesaria la corrección quirúrgica. El menisco, en efecto, está en el centro del sistema de amortiguación de la rodilla: es, pues, fundamental para un correcto uso de la articulación.

OPERACIÓN A MENISCO: CÓMO SUCEDE Y CUÁNTO DURA

En el pasado, en caso de lesión, se tendía a quitar una gran parte de la estructura meníngea. Por el contrario, se ha intentado progresivamente preservarla, retirando sólo la parte rota y salvando así, en la medida de lo posible, la capacidad de amortiguación residual.

Sin embargo, los tipos de operación de menisco siguen siendo los siguientes:

reparación de la lesión por sutura
extracción de la parte dañada del menisco
extracción y sustitución mediante trasplante o instalación de un menisco artificial, si la ruptura es más amplia.
Estas intervenciones se realizan a menudo en artroscopia, por lo tanto de manera poco invasiva. En el siguiente apartado, veremos más detalladamente cómo se realiza la operación y cuánto dura.

En la actualidad, en los pacientes jóvenes, en los que es más probable que los tejidos vuelvan a la normalidad, se intenta reparar las lesiones suturando. En las personas mayores de 50 años, en cambio, si la lesión no es compleja, es aconsejable preservar la rodilla utilizando tratamientos no quirúrgicos, como las infiltraciones de ácido hialurónico.