CÁNCER DE PRÓSTATA: SÍNTOMAS, TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

El cáncer de próstata es una de las enfermedades cancerosas más extendidas entre los hombres, y su incidencia aumenta con la edad: entre las neoplasias diagnosticadas después de los 50 años, de hecho, representa cerca del 20%. Sin embargo, si se detecta a tiempo, puede tratarse de forma eficaz, y por eso es fundamental conocer las estrategias de prevención. Para profundizar en el tema, hemos entrevistado al prof. Francesco Montorsi, Primario de Urología en el IRCCS Hospital San Raffaele de Milán del Grupo San Donato, y docente ordinario de Urología en la Universidad Vita-Salute. Junto con él hablamos de los factores de riesgo, los síntomas del cáncer de próstata y cómo se trata. Si tienes alguna duda sobre los servicios de una póliza de seguros, puedes informarte mediante seguros de vida, comparador.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL CÁNCER DE PRÓSTATA?

En primer lugar, es útil recordar que la próstata es una glándula presente sólo en los hombres, colocada frente al recto, que a menudo debido a la edad puede agrandarse hasta crear problemas en las vías urinarias.

Las neoplasias que afectan a este órgano son generalmente adenocarcinomas: en la fase inicial, como recuerda el profesor, los tumores de próstata son asintomáticos y sólo pueden detectarse mediante una profunda visita urológica, o con ocasión de un control del PSA con análisis de sangre, un valor fundamental para la prevención de la patología, del que hablaremos más adelante de manera detallada.

Montorsi recuerda que la sintomatología descrita no es necesariamente indicio de la presencia de un tumor maligno: estas mismas manifestaciones, de hecho, pueden ser también la señal de otras patologías. En cualquier caso, debe ponerse en contacto con su médico de confianza o un especialista inmediatamente, para despejar cualquier duda lo antes posible.

LAS PRINCIPALES CAUSAS DEL CÁNCER DE PRÓSTATA

El entrevistado explica que el avance de la edad es sin duda una de las principales causas del cáncer de próstata. Sin embargo, también deja claro que el cáncer no sólo afecta a las personas de edad avanzada, sino que afecta principalmente a los hombres de 50 años de edad. «Recientemente hemos tratado a los niños menores de 40 años – comenta el médico – que han llegado a nuestra observación para un PSA elevado y en los que hemos encontrado una forma tumoral. La historia familiar de la enfermedad, en estos casos, puede ser importante». A este respecto, Montorsi destaca que algunos casos son directamente atribuibles a una herencia y por esta razón la genómica y la genética están cada vez más implicadas en el estudio y en el tratamiento de la enfermedad.

Por tanto, el envejecimiento no es el único factor de riesgo, a las causas de carácter genético se añaden los estilos de vida: por ejemplo, también el medio ambiente y la alimentación juegan un papel importante en el desarrollo de esta patología.