Las reglas básicas del Feng Shui para tu casa

Según el maestro de Feng Shui Philip Wong, cada uno de nosotros, en su pequeño, puede aplicar algunas reglas simples de esta antigua disciplina y transformar su casa en un oasis de energías positivas.

Philip Wong ha trabajado en varios países del mundo y ha acumulado mucha experiencia ayudando a los que deben decorar la casa o diseñar la distribución de los ambientes.

El arte del Feng Shui se basa en el equilibrio de la energía gracias al posicionamiento de los muebles y a la distribución de los espacios. Según sus expertos, una correcta aplicación de sus normas garantiza el alejamiento de las energías negativas y el correcto flujo de las energías positivas asegurando a la casa y a quienes viven en ella una mejor calidad de vida.

En la base de esta antiquísima filosofía está el Bagua, es decir, el mapa que teoriza las nueve áreas de la energía y sus influencias. Al preparar la distribución de los muebles en una habitación se puede basar en este mapa decidiendo cuáles de estas áreas de nuestra vida necesitan más cuidado y atención. Pero si no se pueden hacer cambios en el lugar señalado, entonces simplemente inserte un objeto «remedio» que nos ayude a eliminar energías negativas como un espejo, una planta o un objeto de forma animal. Para cualquier necesidad de tu hogar, siempre es bueno buscar seguros online.

De la antigüedad a la modernidad

Los «remedios» deben ser colocados en el lugar de la habitación que corresponde a la zona de nuestra vida que requiere atención. Veamos cuáles son las situaciones en las que es mejor usar un remedio.

Carretera curva

Según el Feng-Shui si la casa se asoma a una curva o cerca de ella el flujo de energía debe corregirse con objetos «remedio» como plantas de hoja ancha como potus, cañas y bambú. También es recomendable colocar un espejo convexo fuera de la ventana para transformar las energías negativas de la curva (los espejos son muy utilizados en el Feng Shui para manipular la energía y la percepción del espacio).

Ángulos y antenas

Todos los objetos afilados como las antenas y las esquinas que apuntan a tu casa no son bien vistos por el Feng Shui. Para combatirlos, dice Philip Wong, hay que introducir objetos «remedios» en los puntos de la habitación que consideramos más débiles. Buenos espejos y objetos con forma de animal.