Asamblea de condominio: donde debe reunirse

Asamblea de condominio: donde debe reunirse

Son múltiples las atribuciones que el código civil reserva a la asamblea, como principal «órgano» del condominio. Sin embargo, el legislador no prevé directamente el lugar en el que se acogerá la asamblea de vecinos ni obliga a celebrarla en un lugar determinado.

Asamblea de la comunidad: la convocatoria
En primer lugar, queremos señalar que la Asamblea de Condominio es un órgano de deliberación que se reúne y toma decisiones en relación con los diferentes aspectos de la vida de la comunidad. Todos los edificios de apartamentos forman parte de la asamblea y el administrador se encarga normalmente de la convocatoria, salvo en los casos en que se permite la auto-conversión (por ejemplo, en los edificios de apartamentos en los que el administrador no está presente o ha caducado).

Por lo que se refiere, en cambio, a las modalidades de convocatoria, lleva una referencia normativa el art. 66 disp. att. c.c. que precisa que el anuncio de convocatoria, que contendrá una indicación específica del orden del día, deberá comunicarse al menos cinco días antes de la fecha fijada para la reunión en primera convocatoria, por correo certificado o por correo electrónico certificado, fax o entrega en mano. Para cualquier necesidad de tu hogar, siempre es bueno entrar en un buscador de seguros.

El lugar donde tiene lugar la asamblea de la comunidad

Además, el anuncio debe indicar el lugar y la hora de la reunión, pero no se especifica el lugar en el que se celebrará la reunión.

Por consiguiente, su identificación parece dejarse a la discreción del administrador, a menos que el Reglamento de la propiedad inmobiliaria lo indique claramente. En tal caso, al organizar la convocatoria, deberán cumplirse los requisitos de dicho documento en relación con el lugar de la convocatoria.

La jurisprudencia, que se ha producido en varias ocasiones, ha proporcionado aclaraciones útiles para orientar tanto a los administradores y propietarios. El Tribunal de Casación (sentencia no 14461/1999) considera que, a falta de una disciplina reglamentaria, corresponde al administrador elegir el lugar más adecuado.

Por lo general, la reunión tiene lugar en el despacho del administrador, en el apartamento de un condominio o en las partes comunes del edificio.

Sin embargo, del dictum de los magistrados se desprende la exigencia de que, cualquiera que sea el lugar elegido, se respeten algunas prescripciones.

En esencia, se ponen límites a la discrecionalidad del administrador.

Límites a la discrecionalidad del administrador
La ausencia de una regulación explícita del lugar de la asamblea no implica que la elección sea irremediablemente confiada a quien tiene el poder de convocarla.

Debe buscarse en el ordenamiento y en el principio de racionalidad un criterio, objetivo y, en la medida de lo posible, seguro, que (a falta de una norma reglamentaria específica o de un acuerdo específico entre todos los interesados) deba, en cualquier caso, presidir la elección misma.

La posibilidad de elegir el lugar más adecuado para acoger la asamblea no es, pues, indiscriminada, sino limitada a circunstancias objetivas que afectan al lugar elegido para las reuniones. En detalle, el administrador deberá respetar un doble límite. En primer lugar, la orientación de los jueces establece un límite territorial y considera que debe elegirse una sede dentro de los límites de la ciudad en la que se encuentra el edificio de apartamentos.

Deja un comentario