Vacuna contra Covid-19 y alcohol: ¿se puede beber después de vacunarse?

Tras los numerosos obstáculos iniciales, la campaña de vacunación contra el Covid-19 prosigue de manera más expedita también en España, aunque sigue habiendo problemas. Sin embargo, todavía hay muchas preguntas de los expertos y de la gente común, no sólo sobre la eficacia y los efectos secundarios, sino también sobre los comportamientos a tener para no correr riesgos y maximizar los resultados. En particular, muchos se preguntan si el estilo de vida puede afectar de alguna manera a la respuesta inmune. Una de las preguntas más comunes es sobre la relación que podría haber entre la vacuna contra Covid-19 y el alcohol. Según un artículo del New York Times que ha analizado los estudios realizados hasta ahora, se puede estar bastante tranquilo: una cantidad moderada de alcohol no parece tener consecuencias negativas. Desaconseja los excesos.   Para conocer si una póliza de seguro podría cubrirte este tipo de tratamientos o diagnósticos, siempre puedes acudir a webs de seguros.

Los casos rusos

Las primeras preocupaciones sobre la posible relación entre la vacuna contra Covid-19 y el alcohol surgieron en Rusia hace unos meses. En efecto, el pasado mes de diciembre, un funcionario de sanidad ruso explicó que, según sus investigaciones, sería mejor no beber alcohol a partir de las dos semanas anteriores a la vacunación y seguir absteniéndose hasta 42 días después. Según la agencia británica Reuters, el experto ha explicado que el alcohol podría interferir de alguna manera en la capacidad del organismo para desarrollar inmunidad contra el nuevo coronavirus. Sus palabras han suscitado un gran clamor en Rusia, que es uno de los países con la mayor tasa de consumo de alcohol del mundo. En realidad, los estudios realizados hasta ahora desmienten estos efectos negativos, al menos en pequeñas cantidades.

Más recientemente, expertos estadounidenses han informado de que han recibido preguntas de pacientes sobre si es seguro beber durante el período de vacunación. » Comprensiblemente, las personas que están recibiendo estas vacunas quieren asegurarse de hacer todas las cosas correctas para maximizar su respuesta inmune»explicó por ejemplo la doctora Angela Hewlett, profesora asociada de enfermedades infecciosas que dirige el equipo de enfermedades infecciosas Covid en la Universidad de Nebraska Medical Center.

Lo que dicen los estudios
Los estudios clínicos sobre las vacunas contra Covid-19, actualmente aprobadas para su uso, no han examinado específicamente si el alcohol influye en la eficacia de los medicamentos. Sin embargo, es posible que en el futuro se disponga de más información al respecto.
En la actualidad, se pueden hacer conjeturas realistas basadas en investigaciones anteriores, incluyendo estudios que han examinado cómo el alcohol afecta al sistema inmunitario en los seres humanos y si obstaculiza la respuesta inmune en los animales que han recibido otras vacunas. Bueno, parece que el consumo excesivo de alcohol compromete la respuesta inmune y aumenta la susceptibilidad a las infecciones bacterianas y virales. De hecho, impediría que las células inmunes viajen a los sitios de infección y realizar sus tareas, como la destrucción de virus, bacterias y células infectadas. Además, facilitaría la invasión de las células por agentes patógenos y causaría una serie de problemas adicionales.
Estos efectos no parecen aparecer, en cambio, con cantidades moderadas de alcohol. Lo confirma también un estudio realizado en laboratorio por el profesor Ilhem Messaoudi, director del Center for Virus Research en la Universidad de California de Irvine. La investigación se centró en un grupo de macacos rhesus vacunados contra el poxvirus (que causa zoonosis raras). Todos han estado expuestos durante siete meses al alcohol: algunos simios han bebido en gran cantidad, otros en menor medida. Ahora bien, al analizar la respuesta inmunitaria en todos los animales, el estudioso descubrió que los «grandes bebedores» tenían una respuesta a la vacuna débil, casi inexistente. Por el contrario, los animales que habían consumido menos alcohol han desarrollado una respuesta inmune más fuerte, incluso más fuerte que la de los abstemios. «Quien bebe moderadamente no corre ningún riesgo al beber durante la vacunación» fue la conclusión del virólogo.