La importancia de la rehabilitación motora

Por rehabilitación motora se entiende el conjunto de prácticas que favorecen la recuperación de funciones, precisamente motoras, perdidas (por acontecimientos traumáticos, pero no solo) y evitan la aparición de complicaciones secundarias.

Esta forma de rehabilitación es llevada a cabo por el fisioterapeuta (profesional de la salud titular de un título en Fisioterapia) que, en colaboración con el médico (ortopédico/fisiatra) y otros profesionales de la salud, elaborar un proyecto de rehabilitación a medida para el caso clínico de que se trate. Dichos profesionales pueden contratarse en una póliza suscrita mediante un buscador de seguros.

La rehabilitación motora puede tener lugar dos veces por semana/tres veces por semana, hasta que mejore la limitación funcional o los síntomas dolorosos.

Es útil al final del ciclo de fisioterapia hacer una comprobación con el médico prescriptor para evaluar los cambios y los avances logrados con la rehabilitación y acordar un posible ciclo de mantenimiento después de meses.
La rehabilitación puede realizarse según diferentes modalidades según el problema y las evaluaciones del equipo médico/fisioterapéutico:

Manual

Mediante ejercicios activos
Mediante el uso de equipos electromédicos.

Manual: todo lo referente a las manipulaciones realizadas por el fisioterapeuta; desde la liberación muscular como consecuencia de traumas o contracturas antalgicas, hasta la recuperación articular como consecuencia de operaciones quirúrgicas o articulaciones bloqueadas por tendinopatías crónicas.

Ejercicios activos: dirigidos a la recuperación de un determinado movimiento, un gesto atlético (en el caso de un deportista), un camino correcto (ej. post-operatorio, paciente poco móvil) o para mejorar el equilibrio y la proprioceción.
Equipos electromédicos: terapias físicas de vanguardia tales como Tecarterapia y Cryo-Thermo Shock, que ha dado lugar a numerosos resultados positivos en tiempo medio-corto en diversas patologías en fase aguda (accidentes de transporte, contusiones, traumas musculares).

Sin olvidar terapias físicas más tradicionales como la Magnetoterapia, las Trazioni Vertebrales, la Paraffino-Terapia y la plataforma core-tex.

TERAPIA FÍSICA A DESTACAR: CRYO THERMO SHOCK

Electromédico muy eficaz en fase aguda, como se ha indicado anteriormente, trabaja aprovechando cambios bruscos de temperatura (alternando calor y frío, de un máximo de +41 °C a un mínimo de -10 °C). Este choque térmico permite que el sistema circulatorio local acelere y desacelere varias veces en cuestión de minutos para maximizar el efecto antiinflamatorio y drenante del organismo.
Terapia aplicable en cualquier área corporal debido a los diferentes protocolos específicos que el operador puede establecer.
Dentro del ciclo fisioterapéutico se le enseñará al paciente cómo controlar su postura, tanto en el ámbito laboral como en el deportivo, para evitar en la medida de lo posible la recurrencia de la sintomatología dolorosa.
También se enseñarán ejercicios personalizados para realizar en casa para mantener los beneficios obtenidos durante la terapia.
Por último, es fundamental subrayar la importancia de confiar en un profesional certificado y actualizado para maximizar los resultados terapéuticos tanto en términos de tiempo como de calidad.