¿Qué es la ansiedad?

El término ansiedad deriva del latín angmitir, que significa apretar, y es un estado emocional, por muy desagradable que sea, de común acuerdo en varios momentos y situaciones de la vida humana.

A menudo descrita como una sensación de tensión psicofísica, de preocupación y de inquietud que a veces impregna el miedo, la ansiedad no siempre es sinónimo de enfermedad. En este sentido, es importante establecer los límites entre la ansiedad normal y la ansiedad patológica.

¿Ansiedad fisiológica o ansiedad patológica?
La ansiedad normal – fisiológica o de alarma – es un estado de tensión psicológica y física que implica una activación generalizada de todos los recursos del individuo, permitiendo así la realización de iniciativas y comportamientos útiles para la adaptación. Se dirige contra un estímulo realmente existente, a menudo bien conocido, representado por condiciones difíciles e inusuales.

La ansiedad es patológica cuando perturba de manera más o menos notable el funcionamiento psíquico, determinando una limitación de las capacidades de adaptación del individuo. Se caracteriza por un estado de incertidumbre con respecto al futuro, con la prevalencia de sentimientos desagradables.

A veces, la ansiedad patológica es vaga, es decir, sin una causa precisa reconocible, o puede referirse a objetos y acontecimientos específicos; se refiere a un futuro inminente, o a la posibilidad de acontecimientos más o menos lejanos. Puede acompañar otros problemas psicológicos y psiquiátricos, así como los conflictos no resueltos de la persona que la padece; tiene una intensidad tal que provoca un sufrimiento insoportable; determina comportamientos de defensa que limitan la existencia, como la evitación de situaciones consideradas potencialmente peligrosas o de control mediante la aplicación de varios rituales.

La ansiedad patológica, además de ser un trastorno en sí mismo, también puede encontrarse en diversas enfermedades psiquiátricas, tales como: esquizofrenia, depresión y manía, trastornos de personalidad, sexual y de adaptación. Para conocer si una póliza de seguro podría cubrirte este tipo de tratamientos o diagnósticos, siempre puedes acudir a webs donde encontrar precios de seguros.

¿Cuáles son las causas de la ansiedad?

Las causas de la ansiedad aún no están aclaradas. Sin embargo, se está de acuerdo en que hay una implicación de varios factores que concurren en el origen de la perturbación. Entre estos se encuentran:

Factores hereditarios: Algunos estudios genéticos han demostrado que, en aproximadamente el 50% de los casos, las personas con trastornos de ansiedad tienen al menos un familiar con una enfermedad similar.


Factores biológicos: según algunos estudios realizados en el cerebro humano, la aparición de la ansiedad puede estar relacionada con alteraciones en la cantidad de algunos neurotransmisores, tales como una producción excesiva de noradrenalina, una disponibilidad reducida de serotonina (que regula el bienestar) y de GABA (un neurotransmisor inhibidor entre los más importantes de nuestro organismo).


Factores inconscientes: según Freud, padre del psicoanálisis, la ansiedad sería el resultado de un conflicto inconsciente que puede remontarse a la infancia o desarrollarse en la vida adulta. Este conflicto psicológico pone en marcha mecanismos de defensa cuyo objetivo es alejar de la conciencia este mismo conflicto, relegándolo a un lugar no accesible de la psique, que es el inconsciente.