Qué es el colesterol

El colesterol es una sustancia lipídica presente en las células del organismo. Gran parte del colesterol se produce en el hígado, mientras que una parte procede de la alimentación, sobre todo de alimentos como huevos, carne y queso, que son particularmente ricos. El colesterol tiene algunas funciones fundamentales: contribuye a la producción de vitamina D, contribuye a la producción de hormonas esteroideas, contribuye a la producción de bilis, necesaria para la digestión de los alimentos.

Tipos de colesterol

El colesterol es de dos tipos:

  • Colesterol bueno o HDL (alta densidad lipoprotein): se define bien porque contribuye al transporte del colesterol de la sangre para luego favorecer su eliminación a través de las sales biliares
  • Colesterol malo o LDL (baja densidad lipoprotein): se define como malo porque lleva el exceso de colesterol del hígado y lo libera en las arterias que conduce a la formación de placas ateroscleróticas
  • También hay un tercer tipo de colesterol, el VLDL (very low density lipoprotein). Las VLDL son lipoproteínas sintetizadas por el hígado que transportan los lípidos a los tejidos periféricos transformándose en la última fase en LDL.

Niveles demasiado altos de colesterol: hipercolesterolemia

Los niveles demasiado altos de colesterol dan lugar a lo que se denomina hipercolesterolemia. Es una condición que debe ser rápidamente resuelto, porque un exceso prolongado de colesterol provoca la formación de placas ateroscleróticas en los vasos, dando lugar a enfermedades vasculares como accidentes cerebrovasculares y enfermedades coronarias. Para conocer si una póliza de seguro podría cubrirte este tipo de tratamientos o diagnósticos, siempre puedes acudir a webs donde comparar seguros.

Causas más frecuentes

La causa más frecuente de la hipercolesterolemia son los hábitos alimenticios y de vida incorrectos. Entre ellos, los que más afectan son:

  • Hábitos alimenticios incorrectos, como la ingesta de alimentos ricos en grasas
  • Escasa o nula actividad física y vida sedentaria
  • Fumar: el humo reduce las HDL, especialmente en las mujeres, y aumenta las LDL

Otros factores también pueden contribuir a la hipercolesterolemia, que son:

  • Edad: los niveles de colesterol tienden a aumentar fisiológicamente con la edad.
  • La hipercolesterolemia juvenil es rara
  • Factores hereditarios
  • Peso: el sobrepeso y la obesidad aumentan los valores del colesterol
  • Etnia: algunas etnias tienen una mayor predisposición a la hipercolesterolemia, por ejemplo los afroamericanos tienden a tener tanto HDL como LDL más elevadas que el resto de la población