La psicoterapia cognitiva conductual en procesos de ansiedad

La psicoterapia cognitiva conductual es un tratamiento adecuado para tratar los trastornos psicopatológicos, como la ansiedad, los ataques de pánico y las fobias.
Este tipo de intervención se basa en el supuesto de que existe una estrecha relación entre pensamientos, emociones y comportamientos. Para la psicoterapia cognitiva conductual, de hecho, los problemas emocionales son influenciados por las acciones y experiencias de la vida.

El plan de tratamiento es iniciado por un psicoterapeuta y su objetivo es proporcionar al paciente las herramientas para manejar la ansiedad y cambiar las creencias negativas y las percepciones erróneas de la mente. Lo que caracteriza y distingue a este enfoque es, de hecho, la explicación de la patología a través del análisis de las estructuras y de las construcciones cognitivas del individuo que contribuyen a mantener su sintomatología ansiosa.
¿Qué es psicoterapia cognitiva conductual?
La psicoterapia cognitiva conductual es un método que permite trabajar en la psicología de la persona y, al mismo tiempo, le enseña a ponerse a prueba en situaciones que causan ansiedad, fobia o ataques de pánico.

En la práctica, el tratamiento combina el componente cognitivo (es decir, se centra en los procesos mentales) y el comportamiento.

La psicoterapia cognitiva conductual utiliza procedimientos para modificar no sólo los comportamientos manifiestos, sino también las emociones, actitudes, expectativas y creencias del sujeto. Para conocer si una póliza de seguro podría cubrirte este tipo de tratamientos o diagnósticos, siempre puedes acudir a webs donde comprobar el precio de seguro con esta cobertura.

Psicoterapia Cognitiva Conductual: Principios básicos

La psicoterapia cognitiva conductual (en inglés: «Cognitive-Behaviour Therapy», CBT) se basa en el concepto de que las respuestas conductuales y emocionales están fuertemente influenciadas por ideas, pensamientos, creencias y creencias relacionadas con los acontecimientos de la vida.

Las distorsiones cognitivas se mantienen a lo largo del tiempo y obstaculizan la capacidad del paciente para hacer frente a sus propios trastornos psicopatológicos, a pesar del malestar experimentado y de las oportunidades de intervenir en los motivos que los originan.

En términos muy simples, la psicoterapia cognitiva conductual se propone favorecer, en los casos en que es posible, la recuperación del sentido común.

Características de la psicoterapia cognitiva conductual
La psicoterapia cognitiva conductual es:

Probada y validada: la psicoterapia cognitiva conductual es un método científicamente fundamentado, que se basa en los conocimientos de las estructuras y de los procesos mentales obtenidos de la investigación psicológica básica. Actualmente, esta estrategia se considera a nivel internacional uno de los métodos más eficaces para la comprensión y el tratamiento de los trastornos psicopatológicos. La eficacia de este enfoque ha quedado demostrada por estudios científicos realizados en condiciones controladas, realizados con el mismo rigor que las pruebas realizadas para las terapias farmacológicas.
Estructurada y concreta: la psicoterapia cognitiva conductual se articula según una estructura bien definida, aunque no de manera rígida (según el trastorno, puede prevalecer el componente cognitivo o, viceversa, el componente conductual). El objetivo del tratamiento es resolver los trastornos psicológicos concretos, tratando de reducir, por ejemplo, los síntomas depresivos o eliminar los rituales compulsivos.


De corta duración: la duración de la psicoterapia cognitiva conductual varía generalmente de cuatro a doce meses, según el caso; la mayoría de las veces, los encuentros se establecen con periodicidad semanal. Sin embargo, ya se producen cambios significativos en los primeros meses de tratamiento.