Mareos y vértigos

Mareo es un término inapropiado utilizado frecuentemente para describir varias sensaciones relacionadas, tales como

  • Pérdida del conocimiento (sensación de desmayo)
  • Aturdimiento
  • Desequilibrio (sensación de perder el equilibrio o la estabilidad)
  • Una vaga sensación de desorientación o tambaleamiento
  • Vértigo (una falsa sensación de movimiento)
  • El vértigo es un tipo de mareo percibido como una falsa sensación de movimiento. Al sujeto a menudo parece que él mismo, el medio ambiente o ambos están girando. La sensación es similar a la que tienen los niños cuando giran continuamente sobre sí mismos, se detienen de repente y ven que lo que les rodea gira. Ocasionalmente, los sujetos simplemente se sienten arrastrados por un lado. El vértigo no es un diagnóstico. Es la descripción de una sensación.

Las personas con vértigo también pueden presentar náuseas y vómitos, problemas de equilibrio y/o problemas para caminar. Algunos presentan una contracción rítmica de los ojos (nistagmo) durante un episodio de vértigo.

A menudo, los términos «mareo» y «vértigo» se interpretan de manera diferente, tal vez porque estos sentimientos son difíciles de describir con palabras. Además, el sujeto puede describir sus sentimientos de manera diferente en diferentes momentos. Por ejemplo, a veces las sensaciones pueden parecer de aturdimiento, mientras que otras veces de vértigo.

Cualquiera que sea la forma en que se describan, estos sentimientos pueden ser preocupantes e incluso debilitantes, especialmente si van acompañados de náuseas y vómitos. Los síntomas causan problemas especiales a las personas que realizan tareas peligrosas o de precisión, como conductores, pilotos de avión u operadores de maquinaria pesada.

Los mareos determinan el 5-6% de todos los exámenes médicos. Pueden aparecer a cualquier edad, pero se vuelven más frecuentes con el envejecimiento. Afectan aproximadamente al 40% de los sujetos mayores de 40 años. Los mareos pueden ser temporales o crónicos. Se consideran crónicos si duran más de un mes. Los mareos crónicos son más frecuentes en los ancianos. Para conocer si una póliza de seguro podría cubrirte este tipo de tratamientos o diagnósticos, siempre puedes acudir a webs tipo comparador de seguros.

Causas

Los mareos suelen ser causados por trastornos en las partes del oído y del cerebro que intervienen en el equilibrio:

  • Oído interno
  • Tronco cerebral y cerebelo
  • Rasgos nerviosos que conectan el oído interno al tronco cerebral y al cerebelo
  • El oído interno contiene estructuras (los canales semicirculares, el saco y el utrículo) que permiten al cuerpo detectar posición y movimiento. La información de estas estructuras se envía al cerebro a través del nervio vestíbulo coclear (el 8º nervio craneal, que también participa en la audición). Esta información se procesa en el tronco cerebral, que regula la postura, y en el cerebelo, que coordina los movimientos, para proporcionar el sentido del equilibrio. Una enfermedad que afecta a cualquiera de estas estructuras puede causar vértigo. Los trastornos del oído interno a veces también causan pérdida de audición y/o silbido en los oídos (tinnitus). (Ver figura Una mirada dentro del oído).

Tratamiento

Siempre que sea posible, el tratamiento de los mareos apunta a la causa. El tratamiento incluye la interrupción o reducción de la dosis de cualquier medicamento responsable o el cambio a un medicamento alternativo.

Las náuseas y los vómitos pueden tratarse con medicamentos como la meclizina o prometazina.

Los mareos causados por trastornos del oído interno como el síndrome de Ménière, laberintitis, migraña asociada a vértigo, o la neuronitis vestibular, a menudo pueden ser aliviados por benzodiazepinas como diazepinas o lorazepam. Los antihistamínicos como la meclizina son una alternativa. Los vértigos en sujetos con vértigo posicional paroxístico benigno son tratados con la maniobra de Epley (una maniobra similar a una voltereta de la cabeza) realizada por un experto. El síndrome de Ménière es gestionado mejor por un otorrinolaringólogo con experiencia en el manejo de esta enfermedad crónica, pero el tratamiento inicial consiste en una dieta baja en sal y un diurético («píldoras diuréticas»), que pueden no ser eficaces en todas las personas afectadas por el trastorno. En los sujetos con vértigo que se manifiesta con migrañas, se trata la migraña.

Si los mareos persisten durante mucho tiempo, algunos individuos se benefician de la fisioterapia que les ayuda a controlar el sentido del equilibrio alterado. Los terapeutas también pueden recomendar estrategias tales como:

  • Evite movimientos que pueden desencadenar mareos, como mirar hacia arriba o inclinarse
  • Guardar los objetos en niveles de fácil acceso
  • Levantarse lentamente de los asientos o acostarse
  • Apretar las manos y flexionar los pies antes de ponerse de pie
  • Aprender ejercicios que combinan movimientos de los ojos, la cabeza y el cuerpo para ayudar a prevenir los mareos
  • Hacer fisioterapia y ejercicios para fortalecer los músculos y mantener una marcha autónoma el mayor tiempo posible
  • Someterse a un tratamiento de rehabilitación vestibular (una forma especializada de fisioterapia dirigida a los síntomas de la disfunción vestibular central y periférica)