Fisioterapia: la importancia de las vías de rehabilitación

Los dolores musculares y osteoarticulares a menudo afectan a la calidad de vida y a la autonomía de la persona. Pero para recuperar la función y el bienestar físico el paciente puede recurrir a la fisioterapia, es decir, el conjunto de terapias específicas, técnicas manuales o ejercicios para resolver deficiencias y trastornos del movimiento.

Fisioterapia y rehabilitación del fisioterapeuta es intervenir en presencia de problemáticas de carácter muscular, articular, médico deportivo, rehabilitación, neurológicas, post traumáticas y post quirúrgicas. Dicha especialidad está cubierta en muchas de las pólizas que pueden encontrarse en los diferentes buscadores de seguros.

La importancia del fisio en el día a día

Si el paciente se ve afectado por la ciática, por ejemplo, la fisioterapia tiene por objeto dar más espacio al nervio reduciendo la compresión y recuperando así la movilidad de la columna. En el caso de la cervical, la fisioterapia reduce o elimina las contracturas del trapecio superior.

Además de las técnicas manuales realizadas por los fisioterapeutas durante los programas de rehabilitación, los tratamientos específicos como el ultrasonido terapia, láser terapia, magneto terapia, electro terapia y tecar terapia y ejercicios fisioterapéuticos son de suma importancia tanto en la fase más aguda del trastorno como en la posterior del mantenimiento, ya que ayudan a eliminar el dolor y permitir la curación de los tejidos lesionados.

¿Quién puede hablar con el fisioterapeuta?
Todas las personas que quieren prevenir algunos problemas musculares y osteoarticulares, tales como un dolor de espalda o un dolor en el tracto cervical.

Se puede recurrir a la fisioterapia cuando sea necesario tratar, por ejemplo, disfunciones musculoesqueléticas, articulares o funcionales, como la temporomandibular o la deglución, o quien necesite rehabilitarse después de un trauma o una patología grave.

Importante depender de un profesional, que ejecutará las técnicas manuales como la quinesierapia (movilización articular), la masoterapia (masaje terapéutico), la tracción manual de las articulaciones como hombro, cadera o tracto cervical, y los protocolos de gimnasia médica de rehabilitación como la rehabilitación funcional o gimnasia postural.

Para obtener el máximo beneficio, es necesario recurrir a centros cualificados o a médicos especializados.

Para la redacción de este artículo agradecemos a los pacientes podrán recurrir a un equipo de fisioterapeutas, que colaboran con el médico físico y el ortopedista, para ayudar al sujeto a recuperar el bienestar físico.