Qué es y qué cubre el seguro médico

Una póliza de seguro de enfermedad no es más que una cobertura de seguro que compensa al asegurado en caso de gastos médicos imprevistos, hospitalización en clínicas y hospitales, visitas y exámenes diagnósticos.

¿Qué cubren?

En general, este tipo de pólizas, que se pueden localizar en un rastreador para comparar seguros, cubren los costes de:

  • Reconocimientos diagnósticos y/o visitas especializadas.
  • Períodos de hospitalización en centros de salud públicos o privados, con o sin intervención quirúrgica.
  • Fisioterapéutica y rehabilitación.
  • Asistencia a domicilio y/o transporte como consecuencia de accidentes y/o hospitalizaciones.
  • Compra de medicamentos después de una operación.
  • Adquisición de lentes correctoras y/o gafas de vista relacionadas con una patología oftalmológica establecida.

En cambio, no está prevista la indemnización por los gastos relativos a:

  • Cuidados dentales.
  • Cirugía de estética médica.
  • Cuidados dietéticos.
  • Accidentes relacionados con el consumo de drogas y/o alcohol.
  • Sin embargo, el mundo de los seguros médicos es tan rico y variado que puede haber muchas diferencias dependiendo de la compañía de seguros que elijas y del tipo de contrato que quieras suscribir.

Existen, en efecto, algunas pólizas sanitarias que sólo efectúan el reembolso de los gastos médicos, con o sin franquicia, otras que, por el contrario, ofrecen también la posibilidad de tener una dieta con ocasión de hospitalizaciones y períodos de enfermedad.

Por último, existe un tipo particular de póliza sanitaria que permite ampliar la cobertura de seguro a todos los miembros de la familia del asegurado, obviamente a cambio de una prima adecuada.

Probablemente has pensado varias veces en contratar un seguro de este tipo, pero lo has pospuesto porque aún no has encontrado el producto correcto y/o estás indeciso sobre cuál es el tipo de póliza adecuado para ti.

Empecemos diciendo que si ya tienes un seguro de salud colectivo proporcionado por tu empleador, probablemente no quieras contratar uno privado porque ya estás disfrutando de muchas coberturas que te protegen en caso de accidentes y enfermedades.

Si no tienes la suerte de formar parte de un seguro colectivo de este tipo, lo más probable es que un seguro médico sea lo que necesitas para afrontar tu futuro con más serenidad.

Esto es especialmente cierto en dos casos:

  • Si eres un trabajador autónomo.
  • Si es tu único ingreso en la familia.

En efecto, un trabajador por cuenta propia, a diferencia de un trabajador por cuenta ajena, si no pudiera trabajar durante un determinado período de tiempo a causa de un accidente o una enfermedad, no sólo no percibirá ingresos, pero tampoco tendrá ningún tipo de protección por parte del Estado y de la empresa en la que trabaja. Por lo tanto, una póliza de seguro médico con indemnización podría aliviar su malestar.

Además, si sus ingresos fueran la única fuente de ingresos en la familia, suscribir un seguro médico es, sin duda, un paso obligado y necesario.