La importancia de los meses de cobertura en los seguros del alquiler

La contratación de seguros especializados en operaciones de alquiler ha crecido notablemente en los últimos meses del año 2021. Según el portal inmobiliario Idealista, el incremento de la demanda por estas soluciones se sitúa ya en un 200% y uno de cada tres alquileres que se firman ya cuentan con este tipo de garantía como requisito en el contrato de arrendamiento. No es difícil entender los motivos que llevan a los propietarios a solicitar protección a las aseguradoras para que les protejan de un aumento de la morosidad.

Por su parte, la crisis sanitaria por la epidemia del coronavirus ha agravado considerablemente la situación económica de muchas familias. Además, las últimas directivas regulatorias en materia de alquiler han ampliado el plazo de las moratorias hasta finales de agosto, ahondando aún más en el nivel de incertidumbre que manejan los rentistas.

Pero antes de entrar en los pormenores de este tipo de producto asegurador, es necesario entender mejor en qué consiste.

¿Qué es un seguro de alquiler y para qué sirve?

Los seguros de protección de alquiler cubren el riesgo que se dirime al alquilar un piso o una oficina. El objeto del riesgo sobre el que se basa el cálculo de sus primas son las rentas del alquiler. Esto significa que, en caso de que un inquilino dejase de pagar su alquiler, la aseguradora compensaría esos importes al arrendador. Existen también de una serie de coberturas adicionales más o menos estandarizadas como la cobertura de costes jurídicos y otros daños que pudiese sufrir el inmueble debidos a esta situación.

Pero, además de las primas, hay que señalar que la cobertura del seguro se mantiene activa hasta que el propietario pueda volver a hacer uso del inmueble alquilado en las condiciones previas al siniestro.

Esto significa que la cantidad de meses que transcurren desde que se produce el impago hasta que se puede revertir la situación es clave a la hora de garantizar que el propietario efectivamente pueda estar asegurado.

¿Por qué es tan importante entonces la cantidad de meses asegurados?

El plazo durante el cual se mantiene activa la póliza es fundamental y marca la diferencia para muchos propietarios. A pesar de ello, es una cuestión que puede llegar a pasar desapercibida para el consumidor. El motivo es que muchas aseguradoras han estandarizado su nivel de servicio en una cobertura de 12 meses.

Según los datos, este plazo puede ser suficiente en aquellas circunstancias en las que el impago se detecte y se denuncie a tiempo para mitigar lo antes posible sus efectos en el tiempo. Pero, además de las dificultades normativas y plazos de moratoria, existen otras situaciones en las que los plazos para resolver la situación puede exceder con mucho los 12 meses cubiertos.

Si el asegurado no da parte del siniestro a tiempo, su inquilino judicializa el proceso complicando las gestiones, o si el propietario tiene varios activos en propiedad, la indemnización por impago puede ser una parte muy pequeña del perjuicio económico.

A pesar de ello, solo 1 de cada 4 aseguradoras ofrece coberturas más allá de los 12 meses. Destaca en este aspecto la correduría online Avalisto, la cual dispone en cartera de plazos de 18, 24 y hasta 36 meses de cobertura.

¿Cuántos meses de alquiler debería asegurar?

A modo de conclusión, creemos que es importante dar una serie de observaciones que puedan orientar al propietario a la hora de valorar qué nivel de protección se adecúa mejor a su caso para que pague sólo lo necesario. Sería deseable mirar más allá del estándar de los 12 meses en los siguientes casos:

Deja un comentario