Dolor detrás de la rodilla – ¿Es un motivo de preocupación?

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo humano. Gracias a ellas podemos hacer los movimientos que nos permiten correr, caminar, saltar… y por ello, es una de las zonas más propensas a tener problemas físicos. La rodilla es una compleja composición formada por varios huesos, ligamentos y tendones que, pueden romperse e incluso salirse de la articulación. Igualmente, los ligamentos y tendones que también la componen, pueden tensarse o desgarrarse, pudiendo aparecer el dolor detrás de la rodilla al doblarla.

Algunas veces hemos podido sentir dolor parte trasera rodilla, y que al poco tiempo esta dolencia desaparece con el reposo. Sin embargo, si existe inflamación detrás de la rodilla, sería importante recibir asistencia médica para prevenir un mal mayor. Realmente, el dolor por inflamación en esa zona, es un indicativo de que se puede dañar lentamente tu rodilla, de manera progresiva.

A continuación, te mostramos una serie de síntomas que puedes sentir sobre el dolor detrás de la rodilla:

1. Calambres en las piernas

Un espasmo es la fijación de un músculo. Los músculos de las pantorrillas son propensos a sufrir calambres piernas, sin embargo, otros músculos de nuestras piernas pueden engarrotarse también – recordando los músculos de la parte posterior del muslo cerca de la rodilla.

Probablemente puedes sentir calambre en la pierna mientras practicas deporte e incluso estando embarazada también puedes experimentar este problema. También existen otras posibles causas en tu dolor detrás de la rodilla al andar como la falta de hidratación, diferentes enfermedades como el tétano, toxinas, e incluso presencia del plomo y mercurio en la sangre o enfermedades del hígado.

En el momento en que puedas sentir un dolor detrás rodilla, notarás una contracción muscula. Este síntoma puede durar apenas unos segundos, hasta varios minutos. Después de que el espasmo pasa, el músculo puede estar resentido durante unas horas. Realizando estiramientos después de realizar ejercicios, y conociendo los síntomas de la aparición de esta dolencia, se puede saber cómo evitar los calambres en las piernas.

2. Rodilla del saltador

La rodilla de saltador es un problema físico del ligamento, siendo el tendón que une la rótula con la tibia. Esta dolencia también se llama tendinitis rotuliana, y puede ocurrir al saltar, al girar, o al practicar diferentes tipos de ejercicios. Estas dolencias pueden provocar minúsculos desgarros del ligamento. Conforme pasa el tiempo, el ligamento se dilata llegando a debilitarse.

La rodilla de saltador puede desembocar un dolor parte interior rodilla, con unos efectos secundarios como problemas al flexionar la rodilla.

3. Tendinitis bíceps femoral

Los isquiotibiales están formados por una serie de músculos que recorren toda la parte posterior del muslo: el músculo semitendinoso, músculo semimembranoso y el biceps femoral y la combinación de estos 3 músculos, permiten que la rodilla pueda realizar el juego del giro.

Si uno de estos músculos resulta dañado, aparece el tirón de los isquiotibiales o distensión de los isquiotibiales, de ahí que puedas sentir inflamación detrás de la rodilla. La distensión de los isquiotibiales se produce cuando el músculo tiene una sobrecarga de extensión. Dicho músculo puede desgarrarse totalmente, lo que puede persistir durante un largo periodo de tiempo el dolor en la parte trasera de la rodilla y en consecuencia, mayor tiempo de recuperación.

En el momento en que te dañes el músculo isquiotibial, podrás sentir incluso un dolor detrás de la rodilla en reposo.

Este tipo de dolencias, o el dolor parte posterior rodilla suele ocurrir a aquellas personas que compiten en diferentes tipos de deportes como el fútbol, el tenis, … y aquellos deportes que requieran cambios rápidos de dirección. Una de las medidas para prevenir la aparición del dolor cara interna rodilla en reposo, es realizar un correcto estiramiento de los músculos antes y después de realizar los ejercicios.

4. Quiste de baker

En el caso de que estés notando dolor posterior rodilla, o una lesión en la rodilla, puedes tener un exceso de líquido sinovial, y, en consecuencia, formar un quiste detrás de la rodilla. Estas dolencias se pueden manifestar de diferentes maneras: dolor en el interior de la rodilla, bulto detrás de la rodilla y calambres en las piernas en la cama.

Deja un comentario